Search
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Custom Post Type
radar_p
news_views
home
a_prueba_p
backstage_p
party_monster_p
coach_p
whatever_p
book_movie_club_p
line_up_p
girl_talk_p
about_p
contacto_p
newsletter_p
party_monster
a_prueba
coach
news_views_p
radar
whatever
book_movie_club
line_up
girl_talk
backstage
Filter by Categories
Sin categoría

DIGA ATHLEISURE, BATHLEISURE, SLEEPLEISURE.

Texto por Rocío Lago
5 noviembre, 2018
Si te parece que es un trabalenguas a lo “tres tristes tigres”, newsflash: son términos de la era de Instagram.

Por el poder conferido por el algoritmo de Instagram que hace que tu sección de explorar se llene de cosas que te gustan (aka. videos de mini pigs, y virales de gente desmayándose en montañas rusas. ¿Solo nosotras? Ok), vamos a investigar estas “tendencias”, que venís usando hace mil, y nunca te habías dado cuenta.

Son incontables los movimientos culturales, que se hicieron tendencia a través de los cables invisibles que nos unen mediante redes sociales. Primero estuvo el normcore (alrededor del 2014), después el athleisure (viene de athletic: atlético + leisure: ocio), un paso lógico construido por joggins, buzos y remerones del normcore, pero demandando el uso frívolo de ropa deportiva. No gym, no problem. ¿Alguien dijo traje sastrero con zapatillas? Yes ¿Un buzo con una falda de lentejuelas? Yes ¿Biker shorts con buzo, y sandalias? ¡Doble yes!

Imagen vía @maryljean

Desde principios de año, otro término se coló entre los instagramers: bathleisure. Que podríamos definirlo como el uso recreacional de elementos de baño, ya sean batas y toallas. No tenemos en claro, si fue Rita Ora quien inició este movimiento, cuando asistió a los EMA 2017 en bata y toalla en la cabeza. Lo que sí sabemos, es que de un día para el otro, nuestro feed se llenó de fashionistas completamente accesorizados, con lentes de sol y toalla en la cabeza. Pero no nos malinterpreten, más allá de que nos parece una muy buena idea para el pelo post-mar o post-pileta, no estamos tratando de buscar el look arreglado tipo headwraps impecable, en realidad buscamos el look  “effortless” right-out-the-shower, con la toalla enroscada en un segundito, los anteojos de sol te los debemos. 

Imagen vía @themakeupbarlondon / @chloelecareux

Según la leyenda…después vino el sleepleisure (sleep: dormir + leisure: ocio) bastante similar a las tendencias predecesoras, pero tiene como condimento diferenciador, que marcas como Prada o Gucci ya pusieron miles de veces, piyamas en sus pasarelas. También prendas como el Negligé, tiene presencia hace muchos años en las pasarelas, gracias a Donna Karan. Entonces es acá donde la línea entre lo que usamos en público y lo que usamos en privado se desdibuja. La elegancia hoy tiene un código más personal. Si estas en pijamas o en bata en un spa, y decidís tomarte una selfie y subirla a Instagram, ese momento íntimo deja de serlo, y deja de pertenecerte. Ver una rom-com, desayunar en la cama, o cocinarte el almuerzo, se convirtieron de a poco, en experiencias para compartir (sabemos que lo haces….Instagrameador serial).

Imagen vía @leiasfez

Imagen vía @maryljean / @gabriellecaunesil

Cualquiera de las tendencias de las que hablamos anteriormente tienen algo en común, el confort, y la búsqueda de asociación con experiencias positivas. Si el athleisure te hace sentir como si fuese el fin de semana, el bathleisure como si estuvieras en un spa, el sleepleisure es un claro recordatorio de la comodidad de tu cama. Porque la moda es un relato social, y habla del momento en el que vivimos. Y que mejor que vivirlo en prendas que nos permiten movernos cómodamente.

Tags: fashion